Primer Cine de Verano Infantil de Apandah 2019

¡Hola, amiguit@s!

Volvemos para informaros de nuevas noticias frescas.

En primer lugar, me gustaría que supieseis que estamos en pleno desarrollo y aprendizaje de nuestro nuevo proyecto: El 1er Cine de Verano Infantil de Apandah.

El patio del Val General nos ofrece una oportunidad única, de esas que no podemos desaprovechar, de las que no podemos dejar pasar.

Esta oportunidad es genial por varias razones, pero sin duda alguna, por su originalidad.

Esta oportunidad nos sirve para colaborar con Apandah, y con sus niños TDAH.

Es una sensación única, tener un cine tan privado, y tan asequible.

El patio del Val General es un sitio muy privilegiado y, desde hace muy poco, también cercano.

La idea original

Este proyecto surge de la idea de Valen, de hacer un cine de verano para los padres y niños de Apandah.

Valen quería desde hace varios meses organizar un cine de verano para Apandah en el local de la asociación, pero al final, tuvimos la idea de usar el patio del Val General.

Cine de verano

Y todos nuestros sueños se hicieron realidad.

De esta manera, comenzamos con los preparativos, empezando desde 0, de todo lo que necesitábamos: Una pantalla, un proyector, un montón de sillas, muchas palomitas, refrescos, chuches, fotos, muchas más cosas, y, por supuesto, una buena peli.

Lo que ninguno pudo imaginarse

Lo que ninguno podía imaginarse, es… que llegaríamos tan lejos cuando propusimos la idea. Pues no pensamos que fuese a llevarse a cabo. Pero ¿Quién si no podría realizar este proyecto mejor que nosotros? ¿Qué si no son los saltos creativos? ¿Qué si no, nos llevaría a montar todo este tinglado?

Drásticamente, tras dos semanas de ideas y trabajo, la noticia nos llegó el día de antes. Nos iba a llover el primer día. Pero no queríamos creerlo, y no pensamos mucho en que eso podía ocurrir. En fin. Las cosas pasan de vez en cuando. Y, aunque, no queríamos creerlo, por mucho cambio que supusiera para nosotros, era inevitable. Nos llovió.

Cine de verano

Simplemente tocaba esperar a que dejase de llover, y no hacer el cine ese día… Pero aunque las dudas siempre están presentes, no podíamos dudar llegados a este punto. Al día siguiente teníamos que estrenar el primer día del cine de verano de Apandah. Además, el miércoles 28 seguimos teniendo la segunda cita. Y no queríamos empezar mal.

La lluvia fue un varapalo para nosotros, pues caímos redondos en una mini-depresión instantánea, al comprobar que efectivamente nuestro sueño estaba esfumándose con la lluvia.

Recogimos ese día para que sobreviviese todo lo importante del patio, y nos fuimos a dormir.

Pero poco duro el malestar, al día siguiente continuamos con la aventura.


APANDAH