Autoestima y Tdah

Entre los síntomas del TDAH en personas que lo sufren se encuentra la baja autoestima. Habrás leído mucho de lo que significa tener baja autoestima, pero ¿sabes realmente qué significa?.

Podemos definir autoestima como la valoración emocional que hacemos sobre nosotros mismos

¿Que ves al mirarte al espejo?, ¿confías en la persona que se refleja?, ¿te agrada?.

Autoestima y tdah: ¿Como nos valoramos?

Para comprender cómo nos valoramos tenemos que hablar del auto-concepto. El auto-concepto es un filtro cognitivo que tenemos a través del cual nos representamos a nosotros (nuestras fortalezas y debilidades) y por el que se categorizan todas nuestras vivencias.

Autoestima y tdah: ¿Qué es el auto-concepto

El auto-concepto se compone por dos factores:

  • Factores Internos: creencias, valores, identidad, etc…
  • Factores Externos: El ambiente en el que nos movemos y el feedback que recibimos

Los factores externos pueden influir en lo interno y viceversa.

Por ejemplo:

  • Un niño con TDAH puede tener malas calificaciones en un examen, mientras observa que sus compañeros logran buenas puntuaciones
  • Sus padres además lo comparan siempre con otros niños de la familia (sus primos, hermanos, etc)

No es extraño que todas estas experiencias hagan pensar al pequeño que no vale para estudiar. Desde este instante la realidad será percibida de forma distinta, atribuyendo sus malos resultados en clase a su falta de aptitud.

Autoestima

Si por el contrario el niño es diagnosticado de manera temprana con TDAH y tanto sus padres como su terapeuta saben cómo hacerle comprender que tiene unas capacidades intelectuales igual de buenas que otro niño o niña de su clase, Además de demostrarle una aceptación incondicional, pase lo que pase, este niño tendrá un auto-concepto mas alto, por lo tanto su autoestima se mantendrá. Tranbajando durante la autoestima y tdah.

Es muy posible que aunque en el futuro tenga que vivir situaciones poco agradables (ya que por mucho que nos empeñemos el mundo no está preparado para el TDAH) sabrá que puede aprender de otra manera y tendrá el valor de superar las adversidades, lo que contribuirá a construir una fuerte personalidad. Este proceso no sólo puede aplicarse al ámbito académico sino también a lo socio-emocional, a lo físico y a lo profesional.

Gracias a la cada vez mayor información y formación por parte de profesores y padres, los niños o niñas con TDAH son detectados en una edad muy temprana, por lo que se puede trabajar muy bien su autoestima y tdah, con el objetivo de que el pequeño o pequeña tenga un fuerte concepto de si mismo.

Sin embargo, quedan muchos casos de adolescentes y adultos que pasaron dificultades en la formación de su autoestima y en los que aunque sean conscientes de las limitaciones que conlleva padecer Tdah, han generado mecanismos de distorsión y eliminación de sus recuerdos de infancia o de momentos desagradables, esto es algo que se hace de forma inconsciente.

Es habitual que una baja autoestima esté acompañada de una dependencia hacia alguna persona o personas que a la larga nos dificulte vivir nuestra propia vida. La autoestima está muy determinada por el auto-concepto que es el filtro cognitivo en el que tenemos una representación internalizada (y en gran medida inconsciente) de nuestros habilidades en diferentes áreas (social, académica, laboral, etc…).

La representación de nuestro auto-concepto sera lo que de valor a las llamadas Ecuaciones Emocionales. Dichas ecuaciones son valoraciones inconscientes que realizamos ante cualquier evento o situación que tengamos que afrontar en nuestra vida. Si tuviéramos que representarlas sería como una división en la que el dividendo sería la situación que estamos sopesando y el divisor los recursos de los que pensamos que disponemos para afrontarla.

El resultado que obtendríamos sería la seguridad de que podemos afrontar o no dicha situación.

 


APANDAH