Trastorno Negativista Desafiante

Continuamente, encontramos niños/as que tienden a la desobediencia, a los desafíos, a las rabietas. Los malos comportamientos pueden deberse a un trastorno de la conducta que debe se controlado para evitar verdaderos fracasos.

Trastorno Negativista Desafiante

El Trastorno Oposicionista Desafiante (TOD) se define por un patrón recurrente de conducta oposicionista, negativista, desafiante, desobediente y hostil dirigido a las figuras de autoridad.

Las formas más frecuentes de manifestarse son las siguientes:

  • Se enfadan con relativa frecuencia. Es muy habitual en ellos las rabietas de todo tipo, ya que pierden con facilidad la paciencia.
  • Discuten continuamente con los adultos.
  • Desafían las reglas de los adultos. Son provocadores.
  • Son niños que intentan en todo momento molestar e importunar de una manera deliberada a las personas que les rodean.
  • Culpan y reprochan a los demás de sus propios errores.
  • Suelen estar resentidos con todo lo que les rodea. Se molestan e irritan con facilidad.
  • Utilizan un lenguaje obsceno. Cuando se enfadan utilizan palabras hirientes, con la intención de hacer daño.
  • Suelen tener problemas académicos.
  • Son mentirosos e incumplidores.

En ocasiones, los niños pueden presentar unos síntomas parecidos a los que caracterizan este trastorno, pero son pasajeros y propios de la edad. Los padres y profesores tendrán que estar atentos a estas diferencias, ya que para que se pueda hablar de trastorno estos síntomas se deben presentar con  gran frecuencia, además de interferir en el aprendizaje, la adaptación en la escuela y, algunas veces, con las relaciones personales del adolescente.


APANDAH