Acabemos con el timo del tiempo de calidad con los hijos

Luchemos contra la idea de que media horita con los niños basta, si es de calidad. Intentemos ganar tiempo, a secas, para todos.

“Yo he visto crecer a mis hijos en pijama”, me respondió hace años un jefe cuando me quejé de un cambio al turno de noche. Esta frase, que venía a ser un “así son las cosas”, aún me resulta triste cuando la recuerdo. Porque efectivamente, no hay más que mirar alrededor para ver padres y madres que, entre semana, solo ven a los niños, con suerte, media hora o una hora antes de que se acuesten. Incluso teniendo ahora un buen horario y pudiendo pasar toda la tarde con mis hijos -para lo bueno y para lo malo-, en época de colegio, esto suponen unas cuatro horas y media al día, es decir, ni un tercio del tiempo que pasan despiertos.

Tiempo

Así que para exprimir esas pocas horas que les vemos al día, tenemos que dedicarles el famoso tiempo de calidad. Esa teoría por la cual esa media hora, si les dedicas toda tu atención, jugando, contándoles el cuento de antes de dormir, cuenta más que 10 horas juntos en las que no les haces tanto caso. Está tan extendida esta idea que si buscas “tiempo de calidad” y niños en San Google, obtienes más de tres millones de resultados, con multitud de artículos sobre la importancia esas migajillas temporales y consejos para exprimirlas al máximo.

Pues vaya timo. No soy una conspiranoica, precisamente, pero, ¿a quién conviene esta teoría? A las empresas, al sistema productivo absurdo en el que vivimos. Ese por el cual hay que pasar cuantas más horas en la oficina, mejor. Ese por el que cuidar y educar de los niños, es decir, de los futuros adultos, es una tarea menor, mucho menos importante y peor vista socialmente que trabajar fuera, sea de lo que sea. Ese por el que pagamos a alguien para que cuide de nuestros hijos mientras nosotros trabajamos, una persona que a su vez paga o tiene que recurrir a otras personas para que cuiden de los suyos. Como opinaba el psicólogo Alberto Soler Sarrió en esta entrevista, “que nos digan que media horita de calidad es suficiente, en cierto modo nos alivia. Es una especie de anestésico social para no sentirnos culpables”.

Guardar


APANDAH